Es difícil ganarse la vida haciendo vídeos de Youtube, de eso no cabe duda, pero no son pocas las personas que consiguen hacerlo o que, al menos, hacen de Youtube una plataforma para sacarse un sobresueldo. Sin embargo, no cualquier tipo de contenido puede monetizar en la plataforma de vídeos y, además, hay que cumplir una serie de requisitos para hacerlo.

Hay varias políticas de monetización en Youtube. Pero al margen de éstas, hay que aclarar que para ser parte del Programa de remuneración y, por tanto, poder cobrar, se deben cumplir los siguientes requisitos:

  1. Tener más de 4.000 horas de reproducción válidas en los últimos 12 meses.
  2. Tener más de 1.000 suscriptores en el canal.
  3. Tener una cuenta de Adsense que esté vinculada a la de Youtube.

Si cumplimos eso y la temática de los vídeos no viola las normas, podríamos empezar a cobrar. Eso sí, hay que tener en cuenta que cuando se cobra, se hace porque alguien interactuó con el anuncio o bien porque lo vio durante al menos 30 segundos, por lo que no basta solo con que pinchen en el video para tener remuneración.

 

¿Cuáles son los contenidos que se prohíben en los vídeos?

 

Como hemos mencionado, hay una serie de políticas de monetización de Youtube que prohíben contenidos como los siguientes:

  • Imágenes de desnudos o contenido sexual: Cualquier contenido sexual o pornográfico será desmonetizado automáticamente, siendo algunos de ellos incluso motivo de eliminación de la cuenta.
  • Incitación al odio: Cuando se hagan vídeos que promuevan el odio en cualquiera de sus formas, Youtube limita cualquier capacidad de ganar dinero.
  • Vídeos con derechos de autor: Lógicamente, si hay vídeos que no respetan las leyes de derechos de autor en cuanto a música o contenidos externos, la plataforma los desmonetiza.
  • Contenido que se produce en masa, a través de programas informáticos o plantillas varias.
  • Recopilaciones de vídeos cortos que proceden de redes sociales como TikTok o Instagram serán desmonetizados de igual manera.
  • Contenido engañoso o spam deliberado, ya que se producen reproducciones que se consideran insanas.