La seguridad en Internet es sumamente importante. A través de la red, podemos ser víctimas de múltiples problemas. Según el post que ha publicado recientemente Google, titulado “Una web segura está aquí para quedarse”, las páginas que funcionen con el protocolo HTTP serán marcadas como no seguras a partir del próximo mes de julio. Este aspecto, lo destacará en la barra de direcciones del navegador.

Una idea en el tiempo

Este aspecto no es algo novedoso. En septiembre de 2016, ya avisó de que comenzaría con dicho proceso. La razón por la que lo realiza, reside en querer ayudar a los usuarios a entender en qué webs se encontraban navegando de forma no segura. Asimismo, también persigue motivar a los propietarios de esas páginas para mejorar la seguridad de estas.

Dicho proceso requería de cierto tiempo para poder realizarse y se centró a partir de enero de 2017 en ello. Ahora, coincidiendo con el lanzamiento de la nueva versión de su navegador, concretamente el Chrome 68, es marca dichas webs de forma no segura.

HTTP vs HTTPS

Cuando deseamos buscar una web en el navegador, emitimos una comunicación entre los equipos en la red, concretamente entre cliente y servidor. Por un lado, el cliente es quien realiza la petición y el segundo, quien la responde. El protocolo HTTP, nació en 1991 para poder establecer una comunicación entre cliente y servidor, quien devuelve una respuesta con información en forma de código de estado.

Con el objetivo de mejorar la seguridad de esta comunicación anteriormente citada, se creó el protocolo HTTPS. La información que se envía desde el cliente hasta el servidor, está encriptada, por lo que evite el robo de datos sensibles, como pueden ser contraseñas. Por el hecho de que van a marcar las web HTTP como no seguras, lo mejor es pasarte al protocolo HTTPS. Si desconoces cómo hacerlo, lo explicamos a continuación.

Deberás instalar un certificado SSL, o sea, un título digital firmado y expedido por una Autoridad de Certificación. Esto, permitirá comprobar la identidad de tu web y además, tambié permitirá conocer que no se trata de una página falsa. Debes saber, que existen distintos protocolos SSL, por lo que tienes que conocerlos para saber cuál se adecúa más a ti.

En primer lugar, encontramos la validación de dominio. Es el más recomendable si tienes una web personal o un blog. El de validación de organización, es ideal para webs informativas y el de validación extendida para las tiendas online, debido a que muestra la barra de direcciones verde que corrobora la seguridad a la hora de transmitir los datos.

Por todo ello, el protocolo HTTPS es sinónimo de profesionalidad, seguridad y calidad para todos los usuarios. Se trata de una medida muy efectiva y útil para determinar que tu seguridad en la web está garantizada.